Slayer y Gojira encabezan el Primavera Sound más rockero

Para muchos metaleros, mentar el Primavera Sound es como mentar a la bicha, ya que el festival barcelonés concentra muchas de las némesis del heavy medio: hipsters, guiris, pop, indie y electrónica por un tubo. Y la verdad es que es una pena que la reputación del Primavera entre nuestra comunidad sea ésta, ya que a parte de algunas propuestas que efectivamente estan en las antípodas de los gustos de la mayoria de rockeros, cada año hay un montón de grupos de rock, punk, metal, garage y sus múltiples variantes que constituyen un subfestival lleno de riqueza en si mismo. De hecho, con más de 200 bandas repartidas en 10 escenarios de diferentes tamaños, las rutas que uno se puede hacer para disfrutar del Primavera son prácticamente infinitas, y ocupar cada una de las jornadas con rock y derivados es algo que se consigue sin demasiados problemas.

Al no tratarse de un público eminentemente metalero, los grupos que nos interesan siempre acaban siendo más bien minoritarios, con lo que hay la oportunidad de verlos con bastante más comodidad que lo que podrías hacerlo en un festival más temático, con el añadido de que el sonido de todos los escenarios ubicados en el Fòrum suele ser excelente. Aunque la sensación a primera vista es que en esta edición tenemos más metal y rock que nunca, esto no es del todo cierto. En los últimos años han pasado por el festival barcelonés bandas como Queens of the Stone Age, Motörhead, Kvelertak, Neurosis, Deafheaven, Mayhem, Napalm Death, Wolves in the Throne Room, Venom, Angel Witch, Electric Wizard, Earth y muchas otras, así que en este sentido siempre hemos estado bien servidos, pero lo que ha hecho que este año el festival nos haya llamado algo más la atención es que, al contrario que en ediciones pasadas, en las que el rock y el metal tenía un perfil mucho más bajo, en 2017 encontramos la presencia de un par de bandas punteras de las que ocupan las primeras filas de todos los festivales de metal del mundo, como son Slayer y Gojira.

Poco podemos decir de Slayer a estas alturas. La banda liderada por Kerry King y Tom Araya se ha sobrepuesto a la trágica muerte del gran Jeff Hanneman y a la partida de Dave Lombardo para continuar siendo, 35 años después de su fundación, una de las bandas más potentes y agresivas del planeta. He tenido la oportunidad de verlos una decena de veces, y prácticamente siempre han sido capaces de arrasar absolutamente con todas las bandas con las que han compartido escenario, tanto en sala como en festival. Al no estar presentando ningun trabajo nuevo (y viendo el ritmo con el que se pasan por el estudio últimamete supongo que aun quedan algunos años para que se publique la continuación de Repentless (2015)) es de imaginar un repertorio amplio y repleto de hits como “Angel of Death”, “Raining Blood” o “War Ensemble” que harán las delicias de los devotos y, probablemente, levantarán la ceja de aquellos que se pasen a verlos por pura curiosidad y no estén particularmente familiarizados con su música o con el thrash metal en general. Independientemente de la respuesta que consigan, que me sorprendería que fuera masiva, auparse a la segunda línea de un festival tan prestigioso y ecléctico como éste puede considerarse un nuevo (y quizás curioso) hito para los californianos.

Si bien la presencia de un grupo tan clásico y tan “jebi” como Slayer se podría considerar una pequeña sorpresa (aunque quizás no tanto teniendo en cuenta que el año pasado fueron Venom los que lideraron el cartel metalero), los franceses Gojira me parecen una banda mucho más acorde con lo que el Primavera Sound nos tiene acostumbrados: un grupo valiente, vanguardista, innovador, con un sonido único y personal que se sale de la mayoría de cánones. Avalados por sus atronadores directos y por el éxito de crítica y público cosechado por Magma (2016), el cuarteto liderado por los hermanos Duplantier tiene todos los números para liderar la escena metalera en pocos años y para erigirse en uno de los grandes triunfadores de esta edición del festival con trallazos como “L’Enfant Sauvage”, “Flying Whales” o “Silvera”.

Los americanos Sleep se pueden considerar los padres del stoner / doom, gracias a la clarividencia y a la personalidad del gran Matt Pike de High on Fire a las guitarras y de Al Cisneros al bajo y a la voz. En su encarnación actual les acompañará el grandioso Jason Roeder de Neurosis tras los parches, y son otro de los grupos imprescindibles de esta edición para el público metalero. Casi quince años después de su último trabajo discográfico, el trío californiano sigue siendo demoledor sobre las tablas con su stoner pesado, lisérgico y eminentemente sabatthiano. Swans, por su parte, repiten presencia en el Fòrum, demostrando que son uno de los grupos fetiche de este festival. Los de Michael Gira son algo impredecibles y nunca sabemos exactamente por donde nos van a salir, pero sus directos tienen una intensidad, crudeza, energía, magnetismo visual y capacidad hipnótica que pocas bandas cosiguen, siendo un concierto que, aunque no seáis demasiado fans de la producción en estudio de la banda, se debe marcar en rojo para no perderse.

Tres bandas destacan con luz propia de entre la amplia propuesta punk de este año. Dos de ellas son clásicos incunables sin los cuáles sería imposible entender los derroteros que ha tomado el punk y el hardcore en las últimas décadas: los británicos The Damned, pioneros del gothic punk y autores de temazos que ya han pasado a la historia como “New Rose” o “Machine Gun Ettiquette” y los americanos Descendents, embrión de lo que después se ha convertido en el hardcore melódico que tanto lo ha petado en las últimas tres décadas. Mucho más jóvenes, los Against Me! de la carismática Laura Jane Grace son una de las bandas más interesantes del punk rock actual. Con una clara influencia folk y una inmensa cantidad de temazos festivos y coreables, auguro que los estadounidenses se pueden convertir en una de las sensaciones del festival, ya que no solo su estilo puede ser apreciado por un amplio abanico de públicos, sino que las dos veces que he tenido la suerte de verlos en directo han arrasado con todo y han sido capaces de algo que pocos grupos pueden conseguir: hacer feliz, literalmente, a la práctica totalidad del público asistente. Converge se encuentran a medio camino entre el punk, el hardcore y el metal. La banda más cafre de todo el cartel de largo, los chicos del gran Kurt Ballou van a hacer suyo uno de los escenarios pequeños para rebentarlo sin piedad con la energía y la violencia sónica que les caracteriza. Desde la velocidad de “Dark Horse”, “Aimless Arrow” o “Concubine” hasta las atmosferas opresivas que generan en temas como “Wretched World” o “Grim Heart / Black Rose”, Converge son una de las bandas más originales e influyentes de la escena hardcore de este siglo, y su concierto es una cita imprescindible en esta edición del festival.

Dentro del rock no tan duro, hay una representación bastante nutrida de bandas muy interesantes que se mueven entre el garage y la psicodelia que no me pienso perder si los solapes así lo permiten. Estan Japandroids y su post-garage psicodélico de guitarra y batería, los potentes Wand con su psych stoner pesado y atmosférico, los geniales y festivos King Gizzard and the Lizard Wizard con su mezcla de punk, fuzz, garage, surf y psicodelia, el power pop también psicodélico de The Mystery Lights, el surf etéreo y sucio de The Black Angels y el post punk gritón y distorsionado de las americanas Nots. También The Growlers tuvieron una época garagera excelente, aunque en sus últimos trabajos se han ido abocando a un indie más moderno y generalista. Por otro lado, también podremos disfrutar del elegante pero decidido rock alternativo de los Afghan Whigs de Greg Dulli, del grunge melódico y alegre de Mannequin Pussy o de los ruidosos Shellac del legendario productor americano Steve Albini, una banda que está todos los años en el festival y que ya es tan parte del entorno del Primavera como la placa solar del Fòrum.

El rock más clásico también tiene un hueco en el cartel del Primavera, con el norirlandés Van Morrison y su elegante e imperturbable folk rock a la cabeza. El listado de temazos de Van the Man no tiene fin, y será un lujazo poder disfrutar de clásicos históricos como “Brown Eyed Girl” o “Moondance”. Otra propuesta que resulta especialmente atractiva en este apartado es la que llevará a los pioneros del pop británico The Zombies a interpretar su gran clásico Odessey and Oracle (1968) al completo, un poco como hizo Brian Wilson el año pasado con el Pet Sounds de The Beach Boys. Además seguro que muchos ni sabéis que un temazo inmortal como “Time of the Season” es suyo, así que aquí habrá la oportunidad de descubrirlos.

El apartado nacional vendrá liderado por los navarros Berri Txarrak, una banda que cada vez es capaz de alcanzar cotas más altas y que nos mostrará la personal mezcla de rock alternativo, punk y metal melódico y pegadizo que los ha ido catapultando poco a poco como uno de los grupos más grandes y frescos de la península. Los madrileños Jardin de la Croix, por su parte, haran doblete barcelonés con el Be Prog! My Friend para presentarnos su segundo larga duración, un Circadia que ha amasado críticas fantásticas y que parece que es lo que le faltaba a este cuarteto para dar un paso adelante en cuanto a reconocimiento y a aceptación del público, ya que la calidad de su potente post rock instrumental estaba fuera de toda duda desde la publicación de su primer EP.

Habrá una nutrida representación del indie rock / rock alternativo estatal con bandas como It’s Not Not, Belako, Murdoc o Triángulo de Amor Bizarro, y Kepa Junkera y su folk euskaldun también es una opción a tener en cuenta. Como es habitual, no puede faltar una amplia muestra de jóvenes bandas catalanas sobradas de talento y personalidad, destacando el punk garagero, rural y desgarrado de los vallesanos Les Cruet, el sludge baboso, potente, pesado, original y hardcorizado de Rebuig (teloneros de Crowbar de aquí a pocos días en Barcelona), el excelente post rock instrumental y ocasionalmente bailable de Muñeco, el pop-punk desganado de Les Sueques o el dark folk melancólico e intimista de Anímic.

Y como no solo del rock y metal vive el hombre, también hay algunas cosas interesantes en otros estilos diametralmente opuestos, desde clásicos ochenteros de la electrónica más oscura, pesada e industrial como los belgas Front 242 y los canadienses Skinny Puppy hasta raperos amenazantes, barriobajeros y de actitud inequívocamente punk como son los británicos Sleaford Mods. Si conseguís haceros un sitio entre los varios miles de personas que van a luchar por lo mismo también podréis disfrutar del espectáculo escénico de Arcade Fire, que este año se han quedado como únicos grandes cabezas de cartel. Se trata de una banda que siempre estuvo cercana al rock pero últimamente quizás tira más hacia el indie y electrónica, y aun así es innegable que tienen canciones para parar un tren. También Grandaddy y su space pop atmosférico, repetitivo e hipnótico me parecen una opción bastante interesante, aunque se trate de un grupo realmente tranquilo y en absoluto rockero, al igual que el soul de Lady Wray o Solange. Y si sois de los que os gusta bailar y no tenéis demasiadas manías, tanto !!! como The XX son opciones divertidas que mantienen una cierta autenticidad y no caen nunca en lo genérico.

Como podéis ver, la edición de 2017 del Primavera Sound contiene un montón de propuestas rockeras de calidad mezcladas con generosas dosis de eclecticismo para conformar un cartel potente y equilibrado que hará los delicias de todos aquellos que disfrutan de un amplio abanico de estilos musicales y que no se cierran a un género en concreto. Una vez se publiquen los horarios, algo por lo cual no debe faltar mucho, repasaremos qué posibles rutas se nos presentan para maximizar nuestro disfrute rockero, para perdernos lo mínimo por culpa de los inevitables y dolorosos solapes y para intentar descubrir también propuestas más desconocidas mientras escapamos de las evidentes incomodidades que tanto desagradan al público metalero. Todo ello, a un precio más que razonable y con unas infraestructuras de nivel top, así que, por mi parte, animo a todos a dejar atrás los prejuicios y a darle una oportunidad al festival barcelonés.


Artículo publicado originalmente en Metal Symphony Website:
www.metalsymphony.com/slayer-y-gojira-encabezan-el-primavera-sound-mas-rockero/

Thrash, death, doom, hard rock, hardcore, post metal y sludge, rock y metal progresivo… me encanta la música, me gustan muchos estilos, y me encanta escribir y comunicar. Me gustaría pensar que Science of Noise puede ser un medio diferente e interesante.

Sobre Albert Vila 150 Artículos

Thrash, death, doom, hard rock, hardcore, post metal y sludge, rock y metal progresivo… me encanta la música, me gustan muchos estilos, y me encanta escribir y comunicar. Me gustaría pensar que Science of Noise puede ser un medio diferente e interesante.