Los 5 discos que marcaron a… Isidro Rajo

Es difícil, cuando llevas escuchando música desde que tienes  uso de razón, seleccionar  5 álbumes como aquellos que realmente marcaron la vida. Entra de repente la duda de cuál debe ser el criterio a seguir para seleccionarlos. Si me dejo llevar por la cronología la selección podría ser muy distinta que si me decanto por el estilo  y tampoco tendría nada que ver si me decantase por la calidad de los trabajos.

Lo que tengo muy claro es que entre los discos que no pueden faltar, se encuentra Live After Death, de Iron Maiden.  Corría la segunda mitad de la década de los 80 cuando fui feliz poseedor del kit completo de este directo de la Dama de Hierro, o lo que es lo mismo, el doble casete con el audio del concierto, la camiseta con la mítica portada de Eddie saliendo de su propia  tumba  y un VHS con el vídeo del concierto traído directamente de Inglaterra. Era la primera vez en mi  vida que podía ver a Iron Maiden en directo y aunque solo fuera en la televisión aquello era todo un acontecimiento, ya que hasta unos años después, coincidiendo con la gira  del No Prayer for the Dying no tendría la oportunidad de verlos en directo.

 

 

Las influencias del punk fueron siempre muy fuertes en mí, no solo por bandas como Sex Pistols,The Clash, The Toy Dolls, Buzzcocks o Cock Sparrer entre otros, que traían un nuevo sonido más sencillo y al mismo sucio y trepidante,   si no por esa rabia e inconformismo que transmitían. Pero no todo el punk venía de fuera, ya que en aquella época desde Euskal Herría había todo un resurgir de bandas que trajeron todo lo que el punk suponía. Así  en los garitos tanto podía sonar  Lola de Cicatriz junto al First Time de The Boys  o el Envenenado de Parabellum.  De entre todo ese batiburrillo de creatividad y mala hostia, hay un disco sin el que nada sería igual. Salve, de la Polla Records, marco un antes y un después en la forma de entender el punk. Ya no hacía falta poner los ojos en Londres, porque aquí también lo teníamos y no había nada que envidiarle ya que teníamos a Evaristo diciendo en alto aquello que todos pensábamos. Salve, significó poder alzar la voz contra la iglesia, el estado, el capital y hasta los punkis de postal y después de eso, solo podría llegar la revolución.

 

 

Y ya puestos a mirar a casa, no puedo obviar la revolución musical que hubo tras el “Telón de Grelos”.  En Galicia el rock, el metal y el punk pisaban fuerte. En Ourense estaban Los Suaves, con su hard rock quemando los escenarios donde pisaban.  En A Coruña, Radio Océano, con Johnny Rotring a la cabeza, encabezaban el punk atlántico haciendo cantar a toda Galicia “Como o Vento” o “Esto no es Hawaii (nin falta que fai)”.  En Lugo, concretamente desde Monforte, Yellow Pixoliñas montaban las fiestas a ritmo de punk y ska, pero sin duda, donde se fraguó la más importante revolución musical, fue en Vigo y entre las bandas de la denominada Movida Viguesa, hubo una banda que lo cambió todo: Siniestro Total¿Cuándo se come aquí? Fue el primer Lp del combo vigués y uno de los discos que más me marcó. De repente, el punk se hacía en Galicia y además podría tocar ser totalmente irreverente sin tocar temas políticos. Tomar unos litros a la par que cantábamos “Ayatollah no me toques la pirola” era algo que lograba escandalizar a los vecinos más que  I Wanna be Anarchy o Mucha policía,, poca diversión . No es ni de lejos el disco que mejor suena de Siniestro Total, pero es el más especial para mí y uno de los imprescindibles.

 

 

Sacudirme los prejuicios musicales, fue una de las cosas que más me hizo crecer. Reconozco que no es fácil, cuando eres un adolescente que se mueve  en el punk y el metal, algo ya bastante antagónico de aquellas,  reconocer que te que gustan también otros estilos. No hablo de mi reconocida devoción por Elvis, ni por Robert Johnson o Johnny Cash, si no por Tom Jones, Petula Clark, Raffaella Carrà o el folk. Yo, por aquel entonces, era fan de una banda de punk finesa llamada Sleepy Sleepers,  que tenían un estilo muy parecido a The Revillos. Estos seres, con todo el cariño que les tengo, no se les ocurrió otra cosa que dejarse convencer por el cineasta Aki Kaurismaki  para rodar su corto Rocky VI y posteriormente sus película Leningrad Cowboys go to America  y  Meet Moses en la que encarnaban a una banda de rock soviética con inmensos tupés en busca de la fama. Tal fue el éxito, que la banda pervive hoy en día y se dedica a hacer versiones donde tienen cabida desde Metallica hasta el propio Tom Jones.  El disco que editaron con el concierto grabado en Helsinki junto el Coro del Ejército Rojo y que lleva como título Total Balalaika Show es sin duda otro de los discos con los que me quedaría como fundamentales en mi historia, por ser un resumen de todo lo que es la banda y lo que significa para mí.

 

 

 

Quizás debería dejar este último espacio reservado para el mítico y casi olvidado Lethal Liberty de los trashers catalanes Legion,  o para De Mysteriis Dom Sathanas de Mayhem o quizás para unos  J.B.O. que son desconocidos por estos lares, pero cuya discografía llevo íntegra en el coche. Pero creo que voy a optar por una de mis bandas favoritas y que siempre ha sido injustamente tratada. Anthrax,  siempre ha sido relegada a ser el hermano pobre del Big Four, pero sin ellos, el trash no sería lo mismo.  Spreading the Disease es uno de los discos imprescindibles del género y Anthrax una banda que ha sabido crecer y evolucionar sin renegar de su pasado y de su historia, como hicieron otros y por si fuera poco, siguen dando unos conciertos memorables.

 

 

Nunca me había parado a pensar en los discos que me marcaron pero ahora que lo he hecho, me doy cuenta de cuantas cosas serían distintas sin ellos, de lo que no habría vivido, de la gente a la que no hubiera conocido… No serán los mejores discos de la historia, pero sin ellos mi vida no hubiera sido la que es, lo que los convierten en imprescindibles para mi.

Donde hay música, hay vida y alegría. Blues, Hard, Punk, Hardcore, Thrash, Death, Crossover, Folk, Black… que más da la etiqueta si me gusta? Primero abrí la mente y después las orejas.

Sobre Isidro Rajo Parga 8 Artículos

Donde hay música, hay vida y alegría. Blues, Hard, Punk, Hardcore, Thrash, Death, Crossover, Folk, Black… que más da la etiqueta si me gusta? Primero abrí la mente y después las orejas.