Iced Earth – Incorruptible

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 16 de junio de 2017
Discográfica: Century Media
 
Componentes:
Stu Block - Voz
Jon Schaffer - Guitarra, teclado, voz
Jake Dreyer - Guitarra
Luke Appleton - Bajo
Brent Smedley – Batería

Temas

1. Great Heathen Army
2. Black Flag
3. Raven Wing
4. The Veil
5. Seven Headed Whore
6. The Relic (Part 1)
7. Ghost Dance (Awaken the Ancestors)
8. Brothers
9. Defiance
10. Clear the Way (December 13th, 1862)

Multimedia


Hubo una época en la que estuve muy enganchado a Iced Earth. Aquellos ritmos contundentes, las guitarras afiladas y machaconas y, por encima de todo, la tremenda voz de Barlow, una de las que más me gustaban por su personalidad, su timbre atípico y su potencia. Canciones como Watching over me, Violate o Disciples of the lie hacían las delicias de los fans del estilo, y su directo, devastador, cuadraba el círculo. Aún recuerdo aquella gira junto a sus amigos Blind Guardian en la que los americanos se merendaron a los germanos.

Lo que son las cosas, tras los acontecimientos del 11S, Barlow decidió dejar la música (por un tiempo, afortunadamente) y fue sustituido por Tim Owens, nombre ilustre pero que, para mi gusto, hizo perder la esencia del grupo. A partir de ahí les perdí la pista… hasta ahora, que me toca hacer esta reseña.

La primera sorpresa ha sido ver que Barlow dejó, de nuevo la banda, así que encarar un nuevo álbum de Iced Earth con otro cantante (Stu Block, ex Into Eternity) ya me hacía tener sudores fríos. Para mi gozo y sorpresa, el cambio respecto a Barlow no es tan acusado como con el bueno de Owens, cosa que personalmente me gusta. Sigo viendo la esencia de los viejos Iced Earth en los 54 minutos que dura este Incorruptible.

Este nuevo trabajo nos ofrece 10 temas de puro y duro heavy metal, lo que los de Florida mejor saben hacer. 10 temas con todo el repertorio de la banda, desde canciones más rápidas como la que inaugura el disco con un coro a lo Blind Guardian, Greath Heathen Army, hasta los medios tiempos marca de la casa como Raven Wing o la instrumental  Ghost Dance (Awaken the Ancestors), que te atrapa desde el principio con los tambores marcando muy bien el ritmo.

En esa onda medio tiempo – balada tan característico de los de Schaffer, a lo Wathcing over me  o I died for you, nos encontramos temas como The Veil, en la que Block demuestra ser el mejor sustito posible de mi añorado Barlow.

Seven Headed Whore nos devuelve a los Icead Earth más rápidos y agresivos, y Block demuestra por qué se le ha unido con el death melódico. The Relic (part 1) cambia completamente el registro, tomando cierto (sólo cierto) tono rockero en sus inicios y en el solo inicial.

Con Brothers y Defiance siento como si hubiese retrocedido en el tiempo a la época del Something Wicked This Way Come. 100% Icead Earth y un Block que parece el hermano de Barlow con algún toque de Halford en los gritos.

Llegamos al tema final y definitivo de este Incorruptible, Clear the Way (December 13th, 1862), un tema épico de más de nueve minutos dedicados a la brigada irlandesa. En esencia, recuerda mucho al estilo de The Glorious Burden. Grandísima forma de acabar un álbum.

Mucho hemos hablado del inmenso trabajo de Stu Block, y a Schaffer no vamos a descubrirlo ahora: uno de esos genios a los que le falta reconocimiento (se me viene a la cabeza el bueno de Peavy Wagner). Pero no nos olvidemos de Jake Dreyer a la guitarra solista, creando un grandísimo dueto con Jon, Luke Appleton al bajo ni a Brent Smedley, tremendo a la batería. Los cinco miembros de la banda rayan a un nivel altísimo.

Incorruptible, álbum sólido de puro heavy metal, auténtico y de primer nivel, nos tare de vuelta a los mejores Iced Earth. ¿Eres fan de los americanos? este disco es indispensable en tu colección. ¿Uno de los mejores álbumes de lo que llevamos de año, y encima por parte de los mismísimos Iced Earth? Adquisición obligatoria. Incorruptibe, una descomunal lección de cómo hacer Heavy Metal.

Xavi Prat
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios.
Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo.
Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.
Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 27 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.