Entrevista a Simen Daniel Børven, bajista de Leprous: ‘El Be Prog! 2017 ha sido el mejor concierto que hemos dado este año, de largo’

Los noruegos Leprous son una de las grandes sensaciones de la escena progresiva contemporánea. Si cada disco ha sido un puñetazo en la mesa, su reciente Malina les sitúa en otro nivel, escapándose un poco de la tradición metal para abrazar un rock progresivo más abierto. En vistas a la gira que les va a llevar por aquí en breve junto a Agent Fresco, nos hemos puesto en contacto con una de nuestras bandas favoritas para que nos expliquen todo sobre su último disco y demás cosas que les rodean. Quien nos contesta es el bajista Simen Daniel Børven, que demuestra tener bastante don de palabra y nos regala unas cuantas respuestas bastante interesantes.

SoN: Antes que nada, tengo que decirte que es un gran placer para mí el poder hablar contigo. Personalmente pienso que sois una de las bandas más excitantes que han aparecido en los últimos años, y sé que esta es una sensación que comparto con la mayoría de mis compañeros en Science of Noise. Así que muchas gracias por tu tiempo, felicidades por vuestro trabajo y pérdoname de antemano si soy un poco fanboy :-D. ¿Cómo va todo?

¡Hey! Muchas gracias por interesarte en entrevistarnos. Estamos muy bien, la verdad, muy excitados por la gira que está a punto de empezar. Estoy contestando esto de camino a los ensayos en Oslo. Estos días estamos poniendo los últimos toques a lo que va a ser nuestro espectáculo.

SoN: Hablemos un poco sobre Malina. Personalmente es uno de los dos únicos álbumes que he reseñado este año al que le he dado un diez (el otro ha sido Aathma, de los andorranos Persefone, no sé si los conoces). En este disco el sonido de Leprous se expande de muchas maneras, dejando atrás gran parte de vuestros orígenes metaleros pero constituyendo una evolución bastante natural de The Congregation. ¿Estás de acuerdo? ¿Cómo fué el proceso compositivo esta vez? ¿Qué cambió y que se mantuvo igual que en vuestros álbumes anteriores?

Leprous tiene su background en el metal, eso seguro. Como uno de los miembros más nuevos (me uní a la banda a partir de la grabación de The Congregation) he formado parte de la evolución de nuestro sonido desde el metal hacia el rock. No soy un gran fan del metal, así que personalmente estoy bastante contento con el camino evolutivo que estamos tomando. Las primeras etapas del proceso de composición de Malina fueron bastante similares a los otros discos. Einar y Toro mayormente, y Baard hasta cierto punto, compusieron los riffs rudimentarios y los ritmos en MIDI usando diferentes DAW’s (ndr: software de grabación de audio). Cuando tuvimos aproximadamente 20-30 trozos, entre todos seleccionamos con qué canciones proceder. Todo esto es bastante estándar. Lo que cambió en esta ocasión fué la cantidad de tiempo que pasamos en el estudio. Quisimos cambiar el tono de la guitarra, así que necesitamos que Robin, nuestro nuevo guitarrista, grabara muchas de sus pistas en el Grøndahl Studio de Estocolmo. Aunque esta elección fué recibida con cierta decepción por parte de alguna gente, estamos muy contentos con el resultado final.

SoN: Malina es el nombre de la diosa innuit del sol. ¿Es ella la inspiración para el título del álbum? ¿Por qué lo escogistéis? Aunque la música de Leprous transita mayormente por el lado oscuro, es cierto que en este disco hay algunas excepciones como “Stuck” o “Captive”. ¿Fue esta una decisión consciente o sencillamente salió así?

(risas). ¡Sí! Esto de la diosa lo habría hecho todo mucho más prog, pero gracias a dios(a) no es el caso. En mi opinión, este tipo de cosas tienden a ser un poco horteras en el mejor de los casos. “Malina” quiere decir “frambuesa” en algunos idiomas eslavos. Einar estaba en la boda de su hermano en Georgia cuando advirtió que había muchas mujeres mayores gritando “¡Malina! ¡Malina!” desde las esquinas donde vendían frambuesas. Esto le encendió la chispa de la inspiración e hizo que éste fuera el tema del disco. Creo también que la empatía es otro de los temas más importantes en este álbum.

SoN: De la misma manera, en este disco intoducís algunos elementos que eran nuevos hasta ahora en vuestra música: hay una cantidad considerable de violines, tenemos la pista final… ¿fué todo esto algo que ya llevábais planeado o salió así? ¿Trabajásteis con otras ideas innovadoras que no acabaran de cuajar pero que os gustaría intentar de nuevo en el futuro?

Bueno, lo cierto es que no hay ningún violín en este disco. Lo que hay son múltiples capas de violoncelos por parte del increíble Raphael Weinroth-Brown. El año pasado estuvimos de gira por América, y cuando tocamos en Quebec descubrimos a Raphael tocando con los teloneros locales. Tocar un estilo no-clásico con ese nivel de técnica es bastante inusual, así que le invitamos a contribuir en el disco, y se vino a Estocolmo con nosotros durante las sesiones de grabación. Creo que acabamos con muchas más cuerdas de lo que esperábamos, pero esto es lo que mola de hacer un disco nuevo: nunca sabes exactamente lo que va a salir de allí.

SoN: Las fotos promocionales del disco fueron tomadas por Irene Serrano, una fotógrafa brillante y muy conocida en Barcelona, además de una buena amiga de nuestra revista. ¿Cómo llegásteis a conocerla y a escogerla para trabajar con vosotros?

Pues la verdad es que no lo sé. Creo que esa sesión fué la primera que hemos hecho en colaboración con ella. Y la verdad es que estamos realmente contentos con el resultado.

SoN: Durante el ciclo de The Congregation habéis estado girando sin descanso y habéis tocado un total de cinco veces en Barcelona (Be Prog! My Friend en 2014 y 2017, Razzmatazz 2 con Annihilator, AMFest y Razzmatazz junto a Devin Townsend). Creo que todas ellas han sido bastante diferentes, únicas y fuera de lo ordinario por varias circunstancias. ¿Qué recuerdas de cada una de ellas?

Be Prog!: la glorieta. Una pena que este año se convirtiera en un puesto de merchandising.
Annihilator: mi mujer vino a verme por primera vez durante una gira.
AMFest: el último concierto que dimos antes de sumergirnos en el proceso de Malina.
Devin: desayunar con Devin por primera vez.

SoN: En la última edición del Be Prog! My Friend les pedistéis a los fans que escogieran vuestro setlist. ¿Por qué decidistéis hacerlo así para ese concierto? ¿Cómo evaluáis la experiencia? ¿Las canciones escogidas fueron más o menos las que esperábais u os sorprendió alguna? ¿Hubo alguna canción que no habíais tocado en un tiempo que funcionara tan bien que os planteéis volverla a recuperar para vuestros repertorios habituales?

Un concierto “a petición” es cuando el público del festival puede escoger qué canciones va a tocar la banda. Creo que es la primera vez que Leprous hace algo así, y normalmente no somos el tipo de banda a la que le importe demasiado lo que la audiencia quiere oír, sino que nos gusta tener la libertad de escoger lo que queremos interpretar en directo. El Be Prog 2017 ha sido el mejor concierto que hemos dado este año de largo, y creo que el hecho de plantearlo así creó unas expectativas que ayudaron bastante a ello.

SoN: Y ahora vais a volver de nuevo, finalmente, como cabezas de cartel indiscutibles. ¿Cuáles son las principales novedades que vais a incorporar en esta gira, tanto musicalmente como visualmente?

Leprous siempre intenta impresionar haciendo algo inesperado. Así que espera y verás 😉

SoN: Los teloneros principales van a ser en esta ocasión los islandeses Agent Fresco, una banda que también hemos visto un par de veces por aquí recientemente. Su energía en directo es increíblemente positiva, y aunque creo que ambos tenéis una aproximación bastante distinta a vuestra música, de una forma u otra encajáis bastante bien. ¿Estás de acuerdo? ¿Cómo apareció la oportunidad de tenerlos con vosotros en esta gira?

¡Sí! Estamos contentísimos de tener a Agent Fresco como invitados especiales para esta gira. Llevábamos bastante tiempo con un ojo puesto sobre ellos, así que fueron nuestra primera elección cuando invitamos a bandas para unirse a nuestra gira.

SoN: ¿Crees que gozáis de una respuesta especialmente positiva en España? Todo el mndo habla de vosotros, venís a menudo… Sé que sois la niña de los ojos de Madness Live!, uno de nuestros principales promotores. ¿Cómo valorais su apoyo a la banda?

Hemos desarrollado una amistad con Juan Antonio Muñoz (Be Prog! My Friend) a lo largo de los años. Siempre ha sido un promotor honesto y alentador que nos ha ayudado mucho en desarrollar una base de fans potente en España. Este es un trabajo a largo plazo y estamos humildemente muy agradecidos que apueste por tomar los riesgos que toma en nombre de nuestra música.

SoN: Provenís de Notodden, una pequeña ciudad de más o menos doce mil habitantes en el condado rural de Telemark en Noruega. A parte de su impresionante iglesia de madera, la ciudad es bien conocida en la comunidad metalera por ver nacer a una de las bandas definitivas del black metal noruego: Emperor. Asumo que Notodden es un sitio donde todo el mundo conoce a todo el mundo, así que… ¿como fue el crecer allí, con una escena metalera tan potente? ¿Crees que el hecho de venir de Notodden fué decisivo para que la banda se animara a empezar e influenció en el estilo a tomar?

Einar y Tor han crecido en Notodden, pero yo soy de Skien, la capital del condado. A través de concursos y otras historias siempre nos conocimos, pero nunca como amigos o como compañeros de banda. Es genial que nuestros caminos musicales se hayan cruzado, siendo Tor y Einar de Notodden y Robin y yo de Skien. Por otro lado, Baard no es un conocido de la banda de siempre, sino que proviene de una comunidad rural cerca de Oslo. Notodden, de todas maneras, es más conocido por su festival de blues que por su escena metalera. A nivel local, el metal es bastante underground y el blues está para que los políticos locales lo vendan como una característica distintiva de la ciudad.

SoN: La fuerza motriz tras Emperor es Ihsahn, que por lo que sé aún vive en Notodden. Leprous son bien conocidos por haber sido la banda de soporte de Ihsahn en su proyecto en solitario tanto en estudio como en directo. ¿Lo conocéis desde hace tiempo? ¿Cómo evaluaríais la importancia de esta relación en el éxito del que gozáis actualmente como banda?

Hace tiempo que tenemos lazos estrechos con Vegard tanto prefesional como personalmente. Él es el cuñado de Einar, además de que ambos tocan juntos en Emperor. Fue casi inevitable el invitarle a contribuir en el Live At Rockefeller que hicimos en 2016. Como amigo, productor y compañero es natural que haya tenido un impacto importante en nuestra carrera.

SoN: El metal progresivo está reemergiendo en los últimos años y Leprous son una de las bandas más visibles en una nueva generación de grandes grupos. ¿Por qué crees que el estilo está ganando popularidad? ¿Qué otras bandas sientes cercanas?

¿Ah, sí? (risas). Si es así, lo que oigo son muchos músicos buenísimos tocando cosas muy técnicas y que no me parecen del todo bien compuestas o arregladas. En mi opinión hay mucha competitividad involucrada, forzando la máquina de lo que es humanamente posible tocar, y eso me parece bastante poco interesante personalmente. Creo que TesseracT es un muy buen ejemplo de lo contrario. Sus producciones son pristinas y los elementos que deciden incluir en su música son limitados. “Menos es más” también es cierto en el prog, ¿sabes?

SoN: La gente os puede clasificar como cualquier cosa alrededor del metal progresivo, experimental o avant-garde. ¿Te sientes cómodo con estas etiquetas? Sé que etiquetarse a uno mismo puede ser complicado, pero parece que todo el mundo las necesita. ¿Cómo clasificarías tú a Leprous y a su música?

(risas). Esta es una de esas preguntas para la historia, ¿no crees? No sé tío. Hay muchos artistas que prefieren no etiquetarse. Creo que es una de las cosas más irónicas en la cultura de la música prog. ¿Por qué ser fan de la música progresiva si tienes la necesidad de categorizar y de desear que los grupos se queden haciendo siempre lo mismo? Si me fuerzas a hacerlo…. ¡prog rock! La verdad es que prefiero que se nos compare con esa tradición que con el prog metal.

SoN: Sé que ésta también es complicada, pero si tuvieras que escoger una sola canción de Leprous para introducir la banda a alguién que no os conoce, ¿cuál sería?

“Bonneville”, porque es la mejor canción que hemos hecho hasta ahora.

SoN: Y ahora, si pudieras montar un cartel de gira con cuatro bandas, siendo una de ellas Leprous, ¿cuáles escogerías y por qué?

Pues serían las cuatro bandas que vamos a salir de gira este otoño, porque eso es lo que va a pasar en realidad.

SoN: Bueno, pues esto es todo. Muchísimas gracias por vuestro magnífico trabajo y talento, y ¡nos vemos pronto en Barcelona!

¡Gracias! Estamos ansiosos por tocar para los fans barceloneses este otoño 🙂 ¡Salud!


English version:

SoN: First of all, I must say that it is such a pleasure to be able to talk to you. I personally think you are one of the most exciting bands that have emerged in recent years, and this is a shared feeling among most of my colleagues in Science of Noise. So, thank you very much for your time, congratulations on your work and forgive me if I act a bit as a fanboy :-D. How are you going these days?

Hey! Thanks for requesting an interview. We’re doing very good, excited for the upcoming tour. I’m answering this on my way to rehearsals in Oslo. These days we’re putting the final touches to the performance.

SoN: Let’s talk a bit about Malina. Personally it is one of the only two albums that I reviewed this year that I gave a 10 (the other one being Persefone’s Aathma, I don’t know if you know them). The album is expanding Leprous sound in many ways, leaving lots of your metal origins behind but being quite a natural evolution from The Congregation. Do you agree? How was the process of composition this time? What did change and what was the same from your past albums?

Leprous has it’s background in metal for sure. As one of the new members (I joined from the recording of The Congregation) I’ve been a part of the latest development from metal to rock. As I’m not a huge metal fan, so I’m pretty happy with the evolutionary pathway we’re on. The early stages of the Malina-process was quite similar to the other ones. Einar, Toro and Baard to some extent, compose the rudimentary riffs and rhythm parts in MIDI using different DAW’s. When we have approximately 20-30 sketches we all select which song to proceed with. All of this is pretty standard. The thing that stood out this time around is the amount of time spent in the studio. We wanted to change up the guitar tone, so that required Robin, our new guitar player, to record a lot of his tracks in Grøndahl Studio in Stockholm. Even tough this choice led to disappointment for some people, we’re really happy with how it turned out.

SoN: Malina is the name of the innuit goddess of sun. Is the name of the album inspired by her? Why did you choose this name? Even though Leprous music goes mostly on the dark side, it is true than in this album there might be some exceptions, like for example “Stuck” or “Captive”. Was it a conscious choice or it just came this way?

Hehe! Yeah! The Goddess thing would make it way more prog, but thank God(ess) that’s not the case. Imo. that kind of thing tend to be tacky at best. “Malina” means “raspberry” in Slavic languages. Einar was attending his brothers wedding in Georgia when he noticed a lot of little old ladies shouting “Malina! Malina” from the street corners they were selling their berries. This ignited a creative spark in him to make this the theme of the record. I think empathy is one of the themes of the record.

SoN: In the same way, in this album you are introducing some elements that were new to your music until now: we have quite a few violins, we have the final track… was it something you were planning to do already, or it just came this way? Did you have any other innovative ideas that didn’t work out but you might try again in the future?

Well. There’s absolutely no violins in this production. Only layered cellos performed by the amazing Raphael Weinroth-Brown. Leprous toured North America last year. When playing in Quebec we discovered Raphael. He was performing with the local support act. Playing with a non-classical style with that level of technicality is pretty rare, so we invited him to contribute on the record. We flew him to sessions in Stockholm when making the recording. I think we ended up with way more strings on the album than we expected, but that’s the cool thing about making an album. You never know how it’s going to turn out.

SoN: The promotional photos of the album were taken by Irene Serrano, a brilliant and well known photographer from Barcelona and also a friend of us. How come you got to know her and choose to work with her?

I don’t know. I think this session was the first one we’ve done in collaboration with her. Yeah! We’re really happy with the result.

SoN: During The Congregation cycle you have been touring relentlessly and also played a staggering five times in Barcelona (Be Prog! My Friend 2014 and 2017, Razzmatazz 2 with Annihilator, AMFest and Razzmatazz with Devin Townsend). I think the all of them were quite different, unique and out of the ordinary for various circumstances. What do you remember from each of them?

Be Prog!: the pavilion. A shame that this was made a merch stand this year.
Annihilator: my wife came to to visit me for the first time on tour.
AMFest: last gig before diving into the Malina-process.
Devin: eating breakfast with Devin for the first time.

SoN: For the last Be Prog! Festival you asked the fans to pick up a setlist. Why did you choose to do it this way this time? How do you evaluate the experience? Were their choices more or less what you expected or were you surprised by any of them? Was it there any song that you didn’t play for a while that worked so well that you thought you might bring back to your setlists?

“A show by request” is when the audience of the festival can choose which song that the band will play. I think this was the first time for Leprous to ever do such a thing. Usually we’re not the kind of band to care a whole lot about what the audience wan. We want to have freedom in choosing the set to perform. Be Prog! 2017 was the best gig this year by far. I think it had something to do with the expectation of the audience when it has this kind of frame work.

SoN: Now you will be coming again, finally, as undisputted headliners. What are the main novelties we are to expect from this new tour both musically and visually?

Leprous will always try to impress by doing something unexpected. Wait and see 😉

SoN: Your main support will be Agent Fresco, which we also have seen a couple of times recently here. Their energy live is incredibly positive, and I think you both have quite a different approach to music, somehow you suit each other quite well. Do you agree? How did it come the opportunity to have them coming with you in this tour?

Yeah! We’re stoked to have Agent Fresco as special guest for the upcoming tour. We’ve had our eye on them for quite some time, so they were our first choice when inviting bands to join the tour.

SoN: Do you feel that you have a specially good response and following in Spain? Everybody talks about you here, you come very often… I know you are a darling in the eyes of Madness Live!, one of our bigger promoters. How do you value their support towards your band?

Yeah! We’ve developed a friendship with Juan Antonio Muñoz (Be Prog! My Friend) over the years. He has always been a really supportive and honest promoter that have help us build a fan base in Spain. This is long term work and we’re really humble and thankful that he is willing to take risk on the behalf of our music.

SoN: You come from Notodden, a small town in rural Telemark (Norway) of about twelve thousand people. Besides its impressive wooden church, the town is very well known in the metal community for being the hometown of one of the greatest bands in the norwegian black metal scene: Emperor. I assume Notodden is a place where everyone knows everyone, so how was it to grow up there, with such strong metal scene? Do you think coming from there was decisive for you to take up music and the direction of that music?

Einar and Tor have grown up in Notodden. I grew up in the city of Skien, the capital city of our county. Through talent competitions and other stuff we’ve always known of each other, but never known each other as band mates and friends. It’s kind of cool that our musical paths have crossed, Tor and Einar from Nododde, Robin and me from Skien. Baard, on the other hand, is not an old acquaintance of the band. He’s from a rural town in Oslo. Notodden is more known for it’s blues festival than the metal scene. Locally the metal scene is quite underground and the blues is for the local politicians making it the trademark of Notodden.

SoN: The driving force behind Emperor is Ihsahn, who as far as I know still lives in Notodden. Leprous was well known for having been Ihsahn’s backup band in the past, both in studio and live. Have you known him for a long time? How would you assess the importance of this relationship in your current success as a band?

The ties to Vegard are long standing both professionally and personally. Vegard is Einar‘s brother in law in addition to playing in Emperor together. It was kinda unavoidable to invite him to contribute to the Live At Rockefeller thing we did in 2016. As a friend, producer and band mate it’s only natural that he has had an impact on our career.

SoN: Progressive metal is resurfacing in recent years, with Leprous being one of the most visible torch bearers of a new generation of great bands. Why do you think the style is regaining popularity? What other bands do you feel specially close to?

Is it!? He he! If it is, I hear a lot of great musicians playing really technical music that’s not that well put together. Imo there’s a lot of sport going on, pushing the envelope of what is humanly possibly to play, but that is kinda uninteresting to me. I think TesseracT is a really good example of the opposite. Their productions are pristine and the elements that they choose to include in their music is scarce. “Less is mor” is true in prog too, you know.

SoN: People can label you anything from progressive, avant-garde or experimental metal. Do you feel comfortable with such labels? I know that labeling oneself might be complicated, but everybody seem to need those. How would you label Leprous and its music?

Hehe. That’s one of the questions for the ages, don’t you think!? I don’t know, man. But I know of a whole lot of artists that prefer not to label themselves. I think this is one of the most ironic things in the culture of prog music – why be a fan of “progressive music” if you always have the need to categorize and wishing it to stay the same all the time?! But if you force my hand… prog rock! I would rather be compared to that tradition than that of prog metal.

SoN: I know it is a complicated question, but if you had to choose one single song from Leprous to introduce the band to somebody that doesn’t know it, which one would it be?

“Bonneville”, because it’s the coolest Leprous song to date.

SoN: Now, if you could put up a tour line-up with four bands, being Leprous one of them, which bands would you choose and why?

The four bands we’re touring with this fall. Because we’re actually doing it.

SoN: Well, and that’s all. Thank you very much for your time, congratulations on your awesome work and talent, and see you soon in Barcelona!

Thanks! Looking forward to play for the fans in Barcelona this fall 🙂 Cheers

Thrash, death, doom, hard rock, hardcore, post metal y sludge, rock y metal progresivo… me encanta la música, me gustan muchos estilos, y me encanta escribir y comunicar. Me gustaría pensar que Science of Noise puede ser un medio diferente e interesante.

Sobre Albert Vila 165 Artículos

Thrash, death, doom, hard rock, hardcore, post metal y sludge, rock y metal progresivo… me encanta la música, me gustan muchos estilos, y me encanta escribir y comunicar. Me gustaría pensar que Science of Noise puede ser un medio diferente e interesante.